Las elecciones en Haití y la ayuda internacional

Haiti-Elecciones

Associated Press

Los haitianos acudieron a las urnas el domingo pasado. Los candidatos fuertes fueron Mirlande Manigat, una profesora de derecho y ex-primera dama, y Michel “Sweet Micky” Martelly, una estrella de konpa direk, música tradicional haitiana.

Aunque los resultados oficiales no serán anunciados sino hasta en diez dias (una semana desde la publicación de este post), las preliminares le otorgan el triunfo a Micky Martelly.

El presidente tendrá un gran poder de decisión sobre los miles de millones de dólares donados por la comunidad internacional para la reconstrucción de la nación, cuya capital fue diezmada por el terremoto. La prioridad de ambos candidatos fue ofrecer vivienda para los afectados y refugiados del terremoto, que por el momento habitan las llamadas “tent cities“, y atender las necesidades que surgieron de la epidemia de cólera.

La perspectiva, como verán, es gris oscuro. El nuevo presidente tendrá poco por hacer en un país devastado y en donde los esfuerzos de ayuda internacional han demostrado no ser efectivos en lograr su cometido.

El tema de las “tent cities” es interesante porque un número grande de personas en los campos de refugiados han elegido permanecer en ellas. La vida es mejor allí que en los barrios infectados de pandillas, no hay que pagar renta ni servicio alguno. Agua, letrinas y servicios médicos son provistos por organizaciones no gubernamentales y grandes agencias como UNICEF o Médicos sin fronteras.

Explica, además, una de las posibles consecuencias no inesperadas de vertir sumas desorbitantes de dinero en ayuda internacional que pretende canalizarse por vía de instituciones estatales que fallan en llevarlas al destino adecuado para salir del subdesarrollo.

Yo diría incluso que no sólo no lo están logrando sino que no pueden llevar a cabo semejante hazaña. Sobre el tema, ver este corto artículo de William Easterly, Why Doesn’t Aid Work?.

Al fin y al cabo, el presidente no es la persona que ocupa el puesto sino las facultades y posibilidades que tiene al ocupar ese punto dentro de un sistema organizacional, a saber, el Estado. Cambiar el país tendría que pasar por un cambio al sistema de reglas que rigen el país. Sin ello, todo podría cambiar para que, como siempre, nada cambie. A lo mejor Sweet Mickey pueda poner el palacio presidencial a bailar a ritmo de su música, ya que la promesa que hizo de bailar desnudo en el palacio si quedaba presidente no podrá cumplirla: gracias al terremoto, claro.

En respuesta a la pregunta que lanza The Economist (¿Puede una elección presidencial cambiar lo irremediable del Estado haitiano?), habría que decir, sin duda alguna, que no.

La crisis en Japón: algunas lecciones

Bloomberg Japón

La edición de Bloomberg Businessweek de la última semana de marzo contenía una cobertura especial de la crisis en Japón y tras leerla, me he quedado pensando en dos cosas:

Capacidad de enfrentar una crisis

En primer lugar, uno de los autores de Bloomberg establece entre una relación los terremotos más fuertes de la historia de Japón (1855, 1923, 1995) con puntos de cambio nacionales, y concluye que esto nos ofrece una perspectiva optimista porque acaso los japoneses tienen una oportunidad para demostrar su capacidad de resistencia. Además, rastrea otros casos en los que Japón ha demostrado ser resistente, como los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, que él relaciona con el surgimiento de una constitución democrática y de una economía de intercambio bastante vibrante.

Yo no creo que tales cosas hubieran tenido que ocurrir para que los avances japoneses ocurrieran, pero que sí fue conveniente que la respuesta a los mismos haya sido de tal forma: El valor central está en la resiliencia de las personas, que es definida como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Japón, nos cuenta Jesse Walker de Reason Magazine, nos enseña cuál es la importancia de dicha capacidad y cómo esta se ve incrementada significativamente cuando la riqueza de un país es mayor.

Ojo que eso no quiere decir que un país rico sea uno donde hay un grupo de gente adinerada alrededor de un presidente con gran cantidad de poder político, sino uno donde la gente tiene más libertad de intercambiar y así, incrementar su nivel de vida. Eso, por supuesto, sólo ocurre dentro de un sistema con relativa protección a los derechos individuales. Sólo con esa libertad podemos hacer uso de la capacidad de planificación de forma descentralizada y ayudar a diseñar políticas o instituciones que por ser más propensas a cambiar y evolucionar, respondan mejor a un evento imprevisible como un terremoto.

Como caso ejemplar podemos volver nuestra mirada a un Haití que aún carece de caminos y cuyos escombros apenas comienzan a ser levantados en algunos sitios, cuando el terremoto ocurrió el 12 de enero del 2010, hace ya más de un año. En la isla del caribe, la capacidad de respuesta es cero, el nivel de vida también está en “escombros” y la protección de la propiedad, ni se diga.

Capital humano

La segunda cosa que estaba considerando era la importancia del capital humano al momento de enfrentar una crisis como la de Japón.

El autor para Businessweek, William Pesek, hacía un particular énfasis en la psique y el carácter de los japoneses y comparaba entre aquella generación que construiyó el moderno Japón y la generación que tendrá que hacer frente a los problemas de hoy. Algunos problemas podrían surgir porque la media de edad de la población es un tanto alta, 44 años, además que por ciertos rasgos culturales la fuerza laboral femenina ha quedado más o menos relegada durante los últimos años.

Asimismo, hay ciertos incentivos para proteger corporaciones nacionales por encima de las extranjeras, debido a que se busca evitar poner “toda la fe en el fundamentalismo de mercado” según palabras de un progesor de la Temple University en Tokio. Esto podría traer problemas porque las circunstancias que de otra forma estarían reguladas por la propia competencia en el mercado, están distorsionadas a un grado, así sea menor, que podría afectar el clima de apertura a nuevas empresas y start ups que serán cruciales para reactivar la economía japonesa, que hoy está prácticamente apagada.

La duda permanece sobre la magnitud del gasto estatal que será destinado para la reconstrucción y qué ocurrirá con otros particulares como el accidente nuclear en Fukushima y con el desarrollo de los eventos que verdaderamente le interesan al japonés de a pie: las pérdidas humanas.

Así y todo, la debacle de las últimas semanas no es desesperanzadora y la respuesta está en marcha. Yo apostaría que, si el mercado de trabajo es lo suficientemente flexible y se permite la libre circulación de las fuerzas de trabajo, la cosa marchará con paso firme.

Japón, la planta de Fukushima y la energía nuclear

Explosión en Fukushima

Explosión en Fukushima (Captura de video - Cadena ABC TV)

La catástrofe de Japón destapó el debate alrededor de lo peligrosa que es la energía nuclear y a partir de allí, la discusión ha degenerado en todos los sentidos posibles. Como muestra, el columnista de The Atlantic Clive Crook dijo lo siguiente:

From the start of this calamity I have wanted to know, “What is the worst that can happen at these nuclear sites? Suppose everything that could go wrong does go wrong: what then?” I still don’t know the answer. In what I have read so far–dozens of articles–nobody who knows what he is talking about has spelt this out carefully.

Traducción libre:

Desde el inicio de esta calamidad he querido saber: ¿Qué es lo peor que puede suceder en estos sitios nucleares? Supongamos que todo lo que puede salir mal, de hecho sale mal: ¿Entonces qué? Todavía no sé la respuesta. En lo que he leído- docenas de artículos- nadie que sepa de lo que está hablando lo ha hecho explícito.

Mi caso es el mismo. Se ha vuelto particularmente difícil filtrar la información que he leído en los medios. Que la crisis tomará semanas de resolver, que si tomamos precauciones con respecto a la comida japonesa y así sucesivamente, desde dudas razonables hasta absurdos.

(The Guardian montó una galería fotográfica sobre este tema y a continuación copio algunas de sus imágenes)

Fukushima-1

Tokyo Electric Power Co. via Kyodo News/AP ;

Fukushima-2

Reuters

Fukushima-3

Associated Press

Fukushima-4

NHK TV/AP

Fukushima-5

Reuters

¿Es necesaria la energía nuclear?

El punto que más evidentemente genera escozor es el de la energía nuclear. Surge el tema de los costos y riesgos que implica ese tipo de tecnología y que por lo tanto no deberíamos de permitir. Sería bueno incluir en el debate nuevas invenciones en cuanto a los métodos y protocolos de seguridad. Por ejemplo, un sistema de seguridad nuclear pasivo no hubiera permitido la crisis que en Japón se inició por, básicamente, la falta de energía eléctrica.

Les recomiendo este debate sobre la energía nuclear en TED, por si les interesa el tema.

Terremoto en Japón, el más fuerte del siglo

Japón sufrió el terremoto más fuerte de la historia del último siglo hace tan sólo unas horas. Con una magnitud de 8.9 y varias decenas de réplicas de más de 5 grados, el temblor generó una ola tsunami que ha arrasado con buena parte del territorio agrícola y urbano en la parte norte del país, y ha despertado alarmas por todas las costas de los Estados Unidos y América del Sur.

Los oficiales de la policía dijeron que más de 200 cuerpos habían sido hallados en Sendai, una ciudad portuaria en el noreste de la isla y la más grande en las cercanías del epicentro, mientras el gobierno colocó la cifra en más de 300. Se espera que suba, aunque es de resaltar que con la severidad de los daños a la infraestructura de Japón, la cifra es relativamente baja.

Además, el gobierno evacuó varios miles de residentes en un radio de dos millas alrededor de una planta nuclear y declaró estado de emergencia cuando salió la noticia del fallo de un generador que puso el sistema de enfriamiento en problemas. Sin embargo, ningún signo de radiación ha sido detectado.

Si usted desea informarse un poco más, visite Al-Jazeera y vea su canal de video. CNN también ha tenido cobertura de la noticia desde hace un buen rato. CitizenTube, de Youtube, tiene material subido por los propios japoneses y aquí añadiremos algunas fotos, todas ellas con crédito a la cadena de noticias Reuters.

Japan-Quake7
Japan-Quake8
Japan-Quake-Airport
Japan-Quake9
Japan-Quake10
Japan-Quake1
Japan-Quake
Japan-Quake2
Japan-Quake3
Japan-Quake4
Japan-Quake5
Japan-Quake6

Otra galería de fotos, por BoingBoing, aquí.